Eliane Fortea


Después de tantas terapias durante 10 años, mi madre me llevó a visitar a Marc Montserrat, quien descubrió que mi visión estaba en constante movimiento, incluso las cosas inanimadas. Con sus gafas y su neuroterapia, mi visión se normalizó y los problemas o dificultades derivados de la parálisis cerebral mejoraron muchísimo.

Sus gafas «entrenan» a mi cerebro igual que los ejercicios neurológicos. Han pasado dos años y mi visión es prácticamente normal y tengo un conocimiento del cuerpo, equilibrio, estabilidad, movilidad consciente y controlada y e adquirido capacidades autónomas para funcionar en mi día a día. «Eliane Fortea»